Enjoy it and comment!
Thank you for reading. :)


viernes, 4 de octubre de 2013

.

Ian, Aroa, venid a romper mis juguetes, a gritarme en el oído, a hacerme enfadar.  
Venid porque vuestra 'tata' necesita un abrazo de los vuestros, porque no dejo de pensar en vosotros, porque necesito saber que no nos olvidáis. 
Venid y recordadme que de mayores queréis ser como yo, poneos mis sujetadores en la cabeza y pelearos por ver quién se ducha conmigo esta vez. 
Venid y llenadme de besos como hacíais antes. Antes.

Echo de menos esa parte de mi pasado en la que erais mis hermanos, mis jodidos hermanos. Dormía, desayunaba, caminaba, bailaba, reía, comía, cantaba, jugaba, reñía y cenaba con vosotros. Erais, junto con la tía Nuria y la 'tata' Raquel, el eje de mi mundo. Ahora se desequilibra por no escuchar vuestra risa. 

Tenéis un primito nuevo, Gabriel. Me recuerda mucho a vosotros, muchísimo. Cuando estoy con él me siento igual de bien que cuando estaba con vosotros. Con él olvido qué es llorar, con él no me importa nada más que su seguridad y que no deje de sonreír. Es parecido a estar a vuestro lado, pero no estáis aquí. 

¿Recordáis el día que llamasteis 'mamá' a la tía Nuria? Ella está deseando de oiros, de veros, de saber que sois felices. 

Os echamos mucho de menos. 


lunes, 19 de noviembre de 2012

That's why I am crying.

-Últimamente pareces triste, ausente, como si te ocurriera algo. ¿Qué te pasa?
+¿Que qué me pasa? ¿De verdad te crees capaz de preguntar algo así aun sabiendo que la respuesta me llevará horas? 
Hace tanto tiempo que finjo ser feliz que he llegado a un punto en el que no consigo ni aparentarlo ni serlo. ¿Y por qué no soy feliz? Porque si enumero todos y cada uno de mis problemas tendría que usar letras además de números. Porque hay momento en los que siento que estoy sola y otro en los que sólo siento que no siento ni soy nada. Porque de vez en cuando me dan ganas de llorar y no tengo motivo. Porque cuando pienso ese motivo me doy cuenta de que es aquel que se suponía que ya había olvidado. Porque dije que me mantendría fuerte y que lucharía por mí misma y por seguir adelante con una sonrisa, pero no, querer no siempre es poder, y menos todavía si te obstaculizan el camino. 
No soy feliz porque olvidé lo que era el cariño y la dulzura, los abrazos a destiempo, los besos entre susurros y las lágrimas a causa de la risa. 
Vivo pensando que la felicidad existe y que no está hecha para mí, que no estoy a la altura de alcanzarla. Vivo creyendo que no tengo a nadie, que estoy sola, que soy algo así como una oveja negra para todos aquellos que me rodean. Siento si soy seria, si no me río de los chistes o ni siquiera los entiendo. Siento si a veces parezco una piedra sin sentimientos, si te vi llorar y no lo hice contigo, si reprimí las ganas de darte un abrazo. Siempre intento permanecer fuerte frente a todas las personas que conozco; las que me conocen saben cuando finjo estar bien, las que no sólo se alegran por ese buen día que he dicho que tengo cuando es mentira. 
No puedes preguntarme qué me pasa, no puedes tratar de hacer como si te importara si lloro o sonrío, si grito o callo, si corro o camino. Si no entiendes el por qué de mis lágrimas, de mis sonrisas, de mis gritos, de mis silencios, de mis huidas ni de mis desaceleraciones, tampoco tienes derecho a entender qué me ocurre y qué es lo que me hace ser tan infeliz.

domingo, 18 de noviembre de 2012

I'm tired of being tired.

No sé cuando empezaste a hacerme tanto daño. Puede que fuera cuando preferiste pronunciar aquel ''hasta aquí hemos llegado'' en lugar de un ''te quiero''. Sin embargo, eso no dolió tanto como el recuerdo duele ahora.
Estoy tan cansada de soñar que aún te importo, de pensar que me echas de menos, de darme cuenta de que nada es como espero que sea... Empiezo a creer que realmente esto ha pasado de amor a obsesión, antes no me hacía tanto daño, antes no pensaba en ti, antes no quería que me quisieras; pero apareciste una vez más, después de casi dos meses, y de nuevo rompiste reglas, esquemas y mi corazón en mil y un pedazos.
Hasta que te conocí era suficiente con saber que algún día encontraría el amor, cuando hablé contigo comencé a darme cuenta de que ese amor que yo buscaba no entendía de distancias, ni de cuerpos ni de edades. Y entonces, al enamorarme, al sentir que había encontrado aquello con lo que todos soñamos; aquello que nos haga sentir bien, aquello que sepa hacernos sonreír, aquello que nos abrace y nos diga que todo cambiará a mejor, aquello que sepa discutir así como saber encontrar después una solución.
Pero no me sirvió de nada. Hablar contigo, escuchar tu voz, sonreír, reír, ser feliz, abrazarte, contar los días que debía esperar para hacerlo de nuevo, pensar en todos los lugares que visitaríamos, pasar noches en vela, días eternos sin ti, semanas más cortas que un suspiro a tu lado...
Dime ¿por qué no pudiste hacerlo bien? ¿Por qué me dejaste equivocarme tantas veces? ¿Por qué quisiste hacerlo más complicado? ¿Por qué después del adiós apareciste una vez más? Nadie te había llamado, nadie te estaba esperando, yo intentaba no pensar en ti, no echarte en falta.
Y ahora, ahora que hace 8 días que hablé contigo por última vez, ahora que hace 8 días que sueño contigo noche tras noche, ahora que llevo aguantando 8 días las ganas de llorar, ahora te pido que reaparezcas una vez más porque aunque no voy a poder aguantar las lágrimas, voy a sonreír sobre ellas. Tu voz es suficiente para hacerme feliz, aún sabiendo que ya no escucharé más un te quiero.


sábado, 10 de noviembre de 2012

No pienses, arriesga.

Arriesgarse forma parte de la vida. No podemos negarnos a que llegará el día en que nos veamos obligados a marcharnos, a decir adiós, a pedir perdón o a rogar que regrese.
''El que no arriesga no gana'' dicen, ''pero tampoco pierde'' responden. Se equivocan.
Yo siempre he tenido en mente que el que no arriesga está perdiéndolo todo. ¿Y si dice que sí? ¿Y si te sorprende? ¿Y si detrás de todo lo negro y oscuro del asunto hay alguien esperándote para hacerte la vida más sencilla? ¿Y si ese nuevo lugar puede regalarte la felicidad que nunca has conocido? 
No pienses, actúa, guíate por lo que te dicte el corazón, camina hacia delante, no mires atrás, haz caso de tus impulsos, piensa con la cabeza en contadas ocasiones, sonríe aun sin ganas, enamórate de sus labios, vive aquí, vive allá, no te detengas ante las lágrimas, sé feliz y no te veas nunca obligada a preguntarte ''¿qué hubiera pasado si..?'' 

Stand up.

viernes, 9 de noviembre de 2012

Olvidé escribir con la cabeza. Hola, dolor.

Cuando intentes que sienta ese incómodo hormigueo en el estómago y no consigas nada, lo recordarás. También cuando quieras que te diga lo bien que besas y cómo le gusta que lo hagas de repente, sin avisar y con dulzura.
Y en el momento en que, aunque no lo sepas, él se dé cuenta de que ha perdido más de lo que ha ganado, entonces será cuando me repita a mí misma una y otra vez aquello que es tan cierto. Porque no te va a sonreír con la misma cara de bobo que a mí, porque no va a susurrarte todas esas cosas bonitas que me dejaban sin palabras, porque no va a poner fecha para vuestra boda, porque no va a hacer junto a ti una lista de nombres para los futuros hijos.
¿Sabes qué debes recordar? Que no es mejor cazador el que más caza sino el que mejor conoce a su presa.