Enjoy it and comment!
Thank you for reading. :)


sábado, 7 de mayo de 2011

22.4.2011

Era difícil hacerse a la idea de algo así, de algo tan impactante, algo casi increíble, imposible.
Los días previos fueron espantosos; nudos en la garganta, mariposas en el estómago, sudor frío, nerviosismo...
Pero sobre todo, felicidad.
Una felicidad enorme, casi tan grande como las ganas que tenía que pasara.
Y cuando me dijiste que estaba todo listo, me fui preparando para lo que sería uno de los días más importantes de mi vida, uno que me marcaría para siempre, que me dejaría huella, la huella del antes y el después.

Una sensación tan extraña que no creo que la pueda describir, y es que es totalmente inefable tal mezcla de sentimiento.
Nervios, miedo, sonrisas que se plantan en tus labios las 24 horas, pensamientos que no dejaron de rondar por mi cabeza, ''¿y si no va todo como creemos?''. No, fue mejor que eso, fue tan imperfecto que a veces pienso haberme enamorado de todos esos segundos, de cuando mis ojos se dirigían de un lado a otro gritando ''¿qué hago yo ahora?''.
Era demasiada presión en el pecho, mi alma se había fugado, soñaba cosas tan inmensamente bonitas que resultaban irreales; mi corazón ocupaba el doble de lo habitual, contaba con el tuyo también, había dado un vuelco, tenía miedo de que en cualquier momento saliese por mi boca en forma de frases. Palabras absurdas, y sin sentido relativo que uno suelta cuando se siente de esta manera, porque no puede callarse algo tan fuerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario