Enjoy it and comment!
Thank you for reading. :)


miércoles, 30 de noviembre de 2011

Soulmate

Hay gente que piensa que encontrar tu alma gemela es cuestión de suerte, de buscar y buscar hasta que aparezca. ¿No os dais cuenta de que cuanto más se busca menos se encuentra?
Para mi tener un alma gemela es tener a alguien que te complemente; que cuando estés mal él esté bien y te haga estarlo a ti también, que si estás nerviosa consiga tranquilizarte y si estás demasiado tranquila te ponga de los nervios, que cuando llores logre que rías y cuando rías al final termines llorando. Que te gaste bromas cuando menos las quieras y cuando de verdad las necesites también las tengas, que te haga cosquillas sabiendo que las odias o que te despierte con un beso después de no haber dormido nada, que no te lo pinte todo bonito y te haga darte cuenta de las cosas, que cuando prefieras no oír algo te lo diga porque siempre es sincero contigo, que cuando el amor te de la espalda sea él quien se ponga en frente tuyo, que te haga cerrar los ojos en un abrazo y sonreír al cogerte la mano. Que evite que llores y cuando lo hagas que lo haga contigo, que no ponga una mano en tu hombro para animarte, que lo consiga, que no se invente historias mejor que cree una a tu lado, que saque de su puño y letra palabras que terminen escritas en la pared de tu habitación, que sean cuales sean sus sentimientos esté dispuesto a permanecer contigo, y sean cuales sean los tuyos los respete y se haga estar orgullosa de sentirlos.
Un alma gemela no es alguien con quien compartes intereses, sino alguien que hace que te intereses en él.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

¿Sabes? Tengo miedo.
De que cuando mire una foto tuya piense lo bonito que fue mientras duró, de que todas las veces que sonrío inconscientemente sean todas las veces que lloraré, de que en vez de pedir un te quiero tenga que pedir apenas un triste saludo.
Y es que no sé, se supone que todos sabemos lo que tenemos cuando lo perdemos. Pero yo ya sé lo que tengo, y eso me hace tener pavor a perderlo.
Pavor a no encontrar tu nombre en mi agenda, pavor olvidar como se siente una cuando está enamorada, a echar de menos tu voz, a desear volver a atrás.
Y aun hay cosas que no sé, que no entiendo, que también me dan miedo.
Pero ¿sabes qué? Te quiero

jueves, 3 de noviembre de 2011

Siento la necesidad de que me hagas callar con tus propios labios.

Siento ser de las que les duele el no ver ni escuchar. Pero es que no sé cómo quieres que vea algo que no sean tus ojos, que escuche algo que no sean tus te quiero.
Hace apenas un día que dije adiós, me parece un año. Unas cuantas horas que te besé por última vez, se me han hecho eternas. 
Pensé que no llorar entonces me ayudaría, me haría más fuerte, ¿pero de qué me sirve llorar ahora? 
Si supieras las ganas que tengo de abrazarte y no soltarte nunca, de que lo primero que vea al despertarme sea tu cara, de oír tan sólo lo que tú me digas, de hacer caso a poco más que no sean tus labios...
Dime, dime por qué eres tan necesario para mí, y por qué lloro mientras escribo esto, y por qué intento hacer como si nada pasara cuando te llamo y sonrío, aunque no sea de verdad. 
Por qué aguanté esas lágrimas si ahora se duplican, por qué no cambié el te quiero por un te amo si se quedaba corto, por qué creo ahora que no aproveché esos cinco días que te tuve conmigo por fin. 
Me siento mal, como un nudo en la garganta, y no es como el que tú provocas al mirarme a los ojos, es el que aparece cuando no estás aquí.
No sé qué hacer sin ti, de hecho no sé qué hacer en general. Me aconsejan que no deje que toda mi vida gire alrededor de una sola persona, pero es que yo ya no tengo vida si no te tengo a ti.