Enjoy it and comment!
Thank you for reading. :)


domingo, 29 de enero de 2012

Y ahora escucharéis lo que no queréis

¿Sabéis qué? No existen los finales felices, ni los reyes magos, ni el ratoncito Pérez. No da mala suerte ver un gato negro, ni pasar bajo una escalera, ni derramar sal. Los tréboles de cuatros hojas nunca ayudan, ni las herraduras, ni los llamadores de ángeles avisan a nadie.
Los profesores no te suspenden, eres tú el que lo hace; no te engorda una tableta de chocolate, sino tú; no quedas mal delante de alguien porque no has pillado un chiste, es que eres cortito para esas cosas.
No hay hadas ni ninfas que protejan tu casa y tu familia, los peluches de tu cuarto no se despierta por la noche, los espejos nunca reflejarán otra cosa que no sea lo que tengan delante.
Papa Noel nunca ha dicho 'Jou jou', ni la cenincienta perdió un zapato; los teletubbies eran homosexuales al igual que muchos lunnis, y Epi y Blas.
Por si no os habéis percatado ya: todo lo hemos inventado nosotros.
¿Para tener algo en lo que creer? ¿Para engañarnos? ¿Para dar la razón a todo tipo de sueños absurdos y carentes de sentido? Quizá, puede, quién sabe.
Mitos, cuentos, historietas para dormir, películas para no hacerlo... ¿Qué mierda es esta? ¿Por qué queréis creer en lo que no existe ni lo hará nunca? ¿Tan idiotas sois?
Quien dice que merece la pena vivir un sueño y creerselo, miente.
El que afirma haber visto un ovni, miente.
Que los deseos que pedimos a las estrellas fugaces se cumplen, que arriesgaríamos la vida por cualquiera que estuviera en peligro, que no tenemos miedo a la oscuridad, que no nos sentimos solos nunca... Todo mentiras.
Esto me da asco. ¿Para qué esforzarse en abrir los ojos a un ciego? No merece la pena, no merecéis la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario