Enjoy it and comment!
Thank you for reading. :)


domingo, 12 de febrero de 2012

Realidad de una desconocida.

Os conocí al poco tiempo de nacer, erais preciosos, tan pequeños y frágiles. El simple hecho de miraros provocaba un escalofrío a cualquiera.
No pasaron muchos años hasta que todo empezó a ponerse feo, actualmente debéis de tener 8 y 10, supongo.
¿Y ahora? Tenéis otra familia. Ahora sois los hijos y sobrinos de quienes nosotros no conocemos. Ahora llamáis 'tía' y 'prima' a aquellas personas que por mucho cariño que os den, nunca será como el nuestro.
El destino complica las cosas de quien más dificultades vive. Si al principio se hacía cuesta arriba tener que pedir con adelanto una fecha para poder veros, imaginad ahora lo que tiene que suponer hacernos a la idea de no veros más.
¿Recordáis que yo estaba dispuesta a tirar todo por la borda por vosotros? No lo decía, me lo callaba porque sabía que no lo entenderíais, teníais 6 y 8 años, creo.
Discutí con mi padre; me trataba de loca e insensata por el hecho de volcarme en vosotros más que en mi misma. ¿Pero sabéis qué? No me voy a arrepentir nunca de ello. Lo haría un millón de veces más si con ello lograra poder abrazaros cada mañana del resto de mi vida. Me daba igual llorar, me sigue importando poco. Hacíais a mi corazón sonreír casi inconscientemente cuando me decíais lo mucho que me queríais, cuando me hacíais un dibujo, cuando dormíais conmigo.
Quizá penséis que no, pero me acuerdo de todo, o al menos casi. Recuerdo que os encantaban los macarrones, ir al parque y ver películas con nosotras. El miedo que tenías tú, enano, a la oscuridad. Recuerdo que te llamaba princesa, a ti, mi pequeña, y en cambio tú, eras mi machote. Os casaríais conmigo ¿os acordáis?
Tú, Aroa, adorabas los caballos, querías tener uno. Deseabas ser tan guapa como las princesas que salen en los cuentos. ¿Pero sabes una cosa? Siempre fuiste más que eso. Derretirías a cualquiera con una sonrisa, harías enamorarse al más ciego y sería capaz de decirte lo bonita que eres el más mudo.
Tú, Ian, pretendías ser un superhéroe. Ser fuerte, alto y grande. Tenías muchas novias pero decías que a mi nunca me dejarías. Gracias, gracias por portarte, con siete años, como una persona buena y consciente. Serás más que un superhéroe, serás un príncipe azul.
Y no sé, en verdad no sé por qué escribo esto ahora. Ha salido el tema hace unos minutos y como de mis labios salieron quejas ahora de mis dedos obtengo palabras.
Os echo de menos. Echo de menos que me despertéis por las mañanas, que os duchéis conmigo, que lo pongáis todo perdido, que me pidáis que os cambie el canal de la tele, que me incordiéis mientras hablo por teléfono, que gritéis un ''es tu novio, es tu novio'' cuando hablo con un amigo. Que os equivoquéis con el nombre de mis amigas y que cuando pasen las que me caen mal digáis ''que feas sois''.
Quiero volver a daros un beso de buenas noches y a gritaros cuando os portéis mal. Quiero empujaros en el columpio para que digáis que casi tocáis las nubes. Quiero tener que fregar el doble de tenedores y platos, leeros cuentos, ayudaros con la tarea, poneros la canción que me pidáis, regañaros y después sentirme mal por haberlo hecho.
Quiero abrazaros una vez más y no tener miedo de volver a veros. Quiero deciros que os echo de menos y estar segura de que no voy a volver a hacerlo. Quiero que os acordéis de todo lo que hemos vivido, y de lo que nos queda por vivir si buscáis en vuestras raíces. Quiero dejar de llorar por querer y no poder, quiero poder sonreír, quiero poder teneros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario