Enjoy it and comment!
Thank you for reading. :)


lunes, 2 de abril de 2012

El primer día en la Comunidad Valencia.

El primer día todo fue extraño y menos perfecto de lo que imaginaba. Cuando bajé del autobús, más feliz que mareada, tuve que dedicarme a esperarle y no por su propia culpa.
Ya delante el corazón me dio un vuelco, no sabía qué decir ni qué hacer así me dediqué a contar anécdotas del largo viaje que me había conducido hasta Valencia. 
Tras bajar del taxi y dirigirnos a coger el siguiente trayecto, empezó el nerviosismo propiamente dicho. Tres de los componentes de mi pequeña familia valenciana me esperaban en la estación de tren; no podía hacer más que abrazarles y recordarles cuánto de menos les había echado. 
Nos subimos al tren dirección Gandía, lleno por desgracia, dónde a algunos nos tocó sentarnos en frente de alguien que desprendía simpatía, del que luego la verdad era otra. Dentro, él no dejaba de repetirme 'me debes algo'. Y es que era cierto, se suponía que tendría que hacer pasado en la estación pero la impaciencia sumada a la poca vergüenza que me queda hizo imposible que sucediera. Entonces, aprovechando una de las paradas del tren, decidí tragarme el nudo que tenía hecho en la garganta y besarle después de casi tres meses sin poder ni siquiera verle. 
Cuando al fin llegamos a Gandía todo parecía diferente, el ambiente, la gente, la forma de hablar, los sentimientos, la temperatura, y por supuesto, el idioma. 
Después de todo aquello, lo primero a lo que me dedique fue a deshacer el equipaje, ver a los míos y pasar la primera noche con la persona más importante que ha formado y forma parte de mi vida.
Ya era hora de volver a mi casa, a mi lugar. Porque bien dicho está, que no eres de donde naces sino de donde vives. Y aunque vivir, no lo haga aquí, este es el lugar en el que más primeras veces, más sonrisas, abrazos, besos, lágrimas, risas y miedos, he superado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario