Enjoy it and comment!
Thank you for reading. :)


martes, 29 de mayo de 2012

Fracasar en la vida no es una opción.

¿Quién no se preocupa por llegar a ser alguien importante en la vida? ¿Alguien se ha planteado alguna vez cómo no fracasar?
Pocas veces han sido las que me he parado a pensar qué será de mí dentro una docena de años. ¿Seré importante? ¿Conoceré mucha gente? ¿Tendré amigos verdaderos? ¿Estaré casada y embarazada? Y lo más esencial... ¿Seré feliz? ¿Viviré cómoda conmigo misma? ¿Cumpliré mis sueños como toda buena luchadora?
Niños, adolescentes, adultos, ancianos... Todos tenemos metas y objetivos en la vida, deseos que nos llevarán trabajo, casi imposibles que queremos hacer realidad. Pero a la hora de la verdad, pocos somos los que nos arriesgamos y vamos a por todas, a caer en el intento o a ganar cada pedazo de felicidad que nos hará quienes somos.
Sin embargo, siendo sinceros ¿cuántos nos rendimos a medio camino? Nos olvidamos del miedo a fracasar, a no ser recordados, a no ser como queremos. Nos olvidamos de nosotros mismos y del hecho clave en todo esto, qué nos hace o nos hará ser nosotros.
Yo quiero bailar; yo quiero aprender a bailar mejor y poder actuar en los más grandes musicales y teatros.
También quiero saber escribir como lo hacían Pío Baroja o Fernando de Rojas, o Miguel de Cervantes pese a haber sido uno de mis tantos quebraderos de cabeza. Quiero narrar mi vida y la de seres imaginarios, inventar el mundo en el que quiero vivir, relatar el verdadero, fantasear con uno nuevo.
Deseo ser buena persona y tener amigos de los que nunca fallan, de los que aguantan las malas y acompañan en las buenas, de los que no lo consienten todo, de los que se sinceran, de los que escuchan, de los que siempre están ahí, de los que cuentan contigo y nunca olvidan que son necesarios en tu vida.
Todos querríamos llegar al punto más alto, al máximo apogeo, y que además perduráramos allí para siempre e inevitablemente, tras todo el costoso tiempo que nos ha tomado ser personas, la felicidad es el mejor regalo, el más grande triunfo y medalla.

I'm so sorry.

Entiendo que no soy la amiga ideal, ni la hija, ni la hermana, ni la enemiga, ni la compañera de clase, ni la vecina, ni la novia, ni la alumna, ni la prima, ni la sobrina, ni la escritora...
Sé que no hay quien me entienda. Sé que consigo que muchos se enfaden, que otros no dejen de pensar en un mismo tema, que se entristezcan, que se arrepientan cuando no deberían hacerlo, que se acobarden, que se decepcionen conmigo; pero es que no puedo. Y cuando digo que no puedo es cierto.
Me cuesta estar bien y seguir adelante, y sonreír y hacer como si no me sucediera nada, porque por dentro me estoy muriendo de rabia por algo que todos sabemos y que no voy a mencionar.
Me duele, y es difícil, es decir... Es complicado mantenerse firme cuando no me sostiene esa mano, la misma que no suelto desde que le tengo delante hasta que me despido de él para volver a esperarle otros eternos meses más.
Ojalá pudiera verlo todo como lo veis vosotros; no lo sufrís, no lo vivís, no os hacéis una mínima idea de lo que es por mucho que creáis que sí. Algunos leéis lo que escribo, otros os reís de mis sentimientos sin conocerlos, incluso los hay quienes piensan como yo y comparten mis penar y alegrías, pero no vais a entenderme.
Por favor, no tengáis en cuenta cómo actúe, qué diga o qué no; porque mi cabeza ya está bastante saturada y desde hace tiempo no responde como debería.

lunes, 28 de mayo de 2012

Soy una fracasada

Y si no sirvo para esto ¿qué hago? 
Me esfuerzo y demuestro que quiero luchar por ello, por mi futuro. Me como la cabeza dando vueltas a qué debo hacer y qué no para poder seguir adelante. ¿Y qué consigo? No consigo nada. 
Todo lo que intento, toda la fuerza, la paciencia, los nervios, el cansancio... Parece que no dan resultado y es ahora cuando me pregunto si debo de continuar o no, dedicarme a ésto o hacer otra cosa. Porque al fin y al cabo, él llevaba razón, si no sirvo, a otra cosa y se acabó... 
Siento que me decepciono, que soy un caso perdido, inútil, que no es capaz de conseguir lo que se propone... Y eso me duele, porque siempre me he esforzado por alcanzar mis metas y ahora parece que ni siquiera existen.
-El problema está en que lo que quiero se distancia poco a poco de lo que puedo.-

viernes, 25 de mayo de 2012

Se me va de las manos.

Yo sé que éste sentimiento no es común en muchas parejas, en muchas personas, pero sigue siendo lo que es, no hay más que sensaciones y emociones.
Echar a alguien de menos, sonreír al escuchar su voz, recordar que le extrañas una vez más, olvidarte de ello al poder ver su cara en la pantalla, observar su rostro y querer tocarlo, no poder, llorar entonces.
¿Alguna vez habéis sentido que todo lo que queríais era imposible? Aunque sólo desearais una sola cosa, aunque fuese el deseo más fácil de cumplir. ¿No habéis tenido que intentar quitaros esa idea de la cabeza?
Sea sí o no la respuesta, la mía es irremediablemente afirmativa ante dichas preguntas.
Entiendo que los hay imposibles, que nunca podré volar, ni echar el tiempo atrás, ni hacer aparecer un genio que cumpla todos mis sueños y deseos. Entiendo que es complicado querer y poder, porque yo quiero y amo pero nunca puedo ni consigo nada. Pero aún así, aún dándome cuenta de que es irrealizable yo me empeño en pasar tiempo contigo y en ser feliz escuchando tus bromas, tus locuras y otras tantas palabras que sólo suenan bien si eres tú quien las pronuncia.
Creo que llevo culpa de ser así y de llegar al extremo de obsesionarme con tu ''semi-presencia'', sin embargo no me siento mal del todo porque sé que es sano aunque doloroso. Me prometo a mí misma saber controlarme y aprender a vivir sin tenerte a mi lado. Lo que no prometo es conseguirlo, y menos aún prometo no echarte de menos ni necesitarte porque sé que voy a hacerlo.

miércoles, 23 de mayo de 2012

No aguanto más.

Todo lo que había creído posible acaba de desaparecer de mis manos.
Podía tocar la felicidad con la punta de los dedos y no me dedicaba a otra cosa que no fuera a sonreír. Parecía que de verdad todo era perfecto pero cuando mejor van las cosas, peor y antes terminan.
Debe de ser que no he nacido para tener ilusiones, para guardar algo de esperanza, para sentirme feliz y alegre... Debe de ser que el destino no eligió un camino llano y ahora me duele hasta el alma de tanto tropezar incluso conmigo misma.
No llego a entender el por qué de esto, el por qué de que, aunque sabía que nada sería lo que quería, ahora estoy destrozada al darme cuenta de que los sueños sueños son.
¿Por qué he sido tan ilusa? ¿Y por qué no te hice caso? Ahora tengo que tragarme las lágrimas mientras tecleo esperando que tú no llores de la misma forma una vez lo hayas leído.
No sabes como me siento, no sabes de qué manera se han esfumado todos los sentimientos, emociones y sensaciones dejándome sola, más sola que de costumbre. Apenas son la rabia y la tristeza, la melancolía y el arrepentimiento quienes me acompañan, quienes consiguen que quiera dormirme para despertar cuando por fin esté entre tus brazos.
Sólo quiero besarte ¿es tanto pedir? Una mirada tuya me bastaría para poder sonreír de nuevo... No tienes ni idea de lo que te echo de menos...

lunes, 21 de mayo de 2012

No sé elegir.

Me agobio con facilidad al tener que responder tantas preguntas que yo misma me hago. Es inusual y absurdo que me cuestione cosas tan obvias o que me rinda al no aceptar las respuestas, pero no puedo decir sí y tampoco sé decir no.
Poco a poco me estoy dando cuenta de que quiero hacer cosas que mi corazón me prohíbe, pero ¿y mi cabeza? Mi mente intenta hacerme entrar en razón, ser madura y responsable, consecuente, menos impulsiva... Pero mis defectos son de tamaños tan descomunales que ni el más inmenso razonamiento que cualquiera me dé me hace razonar y comprender por qué sí y por qué no.
Debo, no debo, creo, no creo, quiero, no quiero...
Quizá éste sentimiento tan confuso esté logrando que me percate de  qué me ocurre; y es que parece que no quiero entender que puedo aguantar más tiempo sin estar a su lado. ¿Por qué me siento tan débil sabiendo que no lo soy? Los pequeños pero duros golpes que me ha dado la vida me han servido para aprender a cómo comportarme ante una situación difícil, cómo sostenerme de pie, pero ahora echo la vista atrás y trato de huir. Yo no soy cobarde, prefiero que me den mil palos a tener que callarme lo que sé que debo decir, prefiero tropezar mil veces con la misma piedra a tomar otro camino que no me haga feliz.
Así que con un poco de valor y de coraje, he tomado mi decisión. Y sé que aunque mi corazón la detesta y por consiguiente a mí también, mi mente y yo estaremos satisfechas de haber actuado de forma madura y consecuente.
El problema vendrá, cuando todo esto me parezcan majaderías y cambie de opinión una vez más...

domingo, 20 de mayo de 2012

I don't understand

Los días de la última semana no han sido tristes como venían siendo todos. Ilusión, alegría, positivismo, felicidad; eran algunos de los sentimientos que se encargaban de no borrar mi sonrisa.
Pero ya no hay sonrisa que valga ni ilusiones que se mantengan en pie. No sé dónde cuando he dejado atrás todas aquellas dosis de felicidad, tampoco entiendo cómo han aparecido las lágrimas tan rápidamente.
Y lo peor de todo es que desde un principio sabía que esto no iba a ser como yo quería, sabía que no me saldría con la mía y que iba a acabar todo con unas cuantas noches llorando. ¿Para qué intentaba engañarme? Me dijiste sabiamente que no debía de mentirme, que aceptara la realidad, pero no quise hacerte caso y en me decanté por comportarme de forma ingenua e inmadura, como nunca he sido.
No puedo decir que me arrepienta de mis actos pues un hecho tan absurdo como aquel no merece arrepentimiento, pero sí me entristece la idea de que pude afrontar la complejidad de este asunto desde el comienzo y no lo hice. ¿Por miedo? Quizá fuera por eso. Y ahora, tengo más miedo que nunca.

jueves, 17 de mayo de 2012

Un soplo de felicidad.

Si algo me han enseñado mis diecisiete años es que nada es sencillo, nada que tenga importancia.
Todas las decisiones clave en la vida marcan un antes y un después. El antes es amargo y triste, confuso incluso; el después es más fácil, menos gris y ciertamente dulce.
Nunca vamos a tener todo lo que queremos, nunca se van a cumplir todos nuestros deseos, nunca conseguiremos hacer realidad nuestros sueños sin excepción alguna, ¿pero sabéis que? Yo de momento me conformo con tener lo que tengo, mantener guardados mis deseos y luchar por cumplir mis sueños.

Rabia.

A lo mejor llevan razón y soy yo quien se equivoca y te agobia, quien no te deja espacio, quien te quita el aire y no te deja respirar. 
Pues bien, en otras ocasiones quizá estén en lo cierto pero en ésta no. 
De una manera u otra la mayor parte de las veces soy yo quien carga con la culpa, quien fastidia todo, quien dice lo que no debe, quien actúa de forma inmadura. 
Bueno, a partir de ahora sí voy a ser inmadura, y mi futuro lo decides tú, verás qué fácil es. 

-A la calle a tomar el aire.-

martes, 15 de mayo de 2012

The end

No necesito mucho más que unas pocas palabras de apoyo y aún así no queréis colaborar. ¿Me creéis caprichosa?
Las personas dependemos unos de otros y por lo que he visto hasta ahora, yo sólo puedo depender de poco más de un par de personas.
¿Gracias?
Por si no os dáis cuenta, duele y mucho.

lunes, 14 de mayo de 2012

Increíblemente perfecto, pero doloroso.

Si en este momento tuviera que mencionar un sentimiento, una sensación, ninguna sería agradable del todo. Ahora nostalgia; es decir, extrañar 'tu patria', el sitio del que eres, 'tu lugar'. Parece absurdo pero una calle, una esquina, una plaza, un bar o unos jardines pueden llegar a ser importantes para alguien. Yo en este caso, sí, soy absurda, anhelo cada centímetro de ese pequeño pueblo, de esa casa, de esa habitación.
Pero por desgracia los sentimientos no se quedan en uno, hay otro aún peor y se le llama melancolía. Dicen que la melancolía equivale al echo de extrañar a una persona que anteriormente has tenido contigo y ahora no, y por mucho que me pese es así.
¿Dónde se han quedado las sonrisas? ¿Y los abrazos? Ya no recuerdo a que saben tus labios, ni qué se siente al despertar a tu lado por la mañana. Sólo sé que era feliz y que, aunque aunque no haya dejado de serlo, ahora no lo soy de la misma manera.
Antes todo parecía más sencillo, ahora ni lo parece ni lo es.

viernes, 11 de mayo de 2012

No tenéis ni idea de cómo me siento

En realidad no sabéis nada. No entendéis cómo me siento y no lo entenderéis nunca, porque un sentimiento como este es difícil de conocer.
¿Acaso os ponéis en mi lugar? No; porque no podéis, porque es imposible experimentar estas sensaciones sin derramar ni una lágrima.
¿Acaso sabéis cómo se sienten los kilómetros? No; porque no los vivís como yo, porque a vosotros no os importa la distancia de Valencia a La Rioja, sólo veis trayectos que recorrer. ¿O me equivoco?
¿Acaso alguna vez habéis sentido un beso en los labios de alguien que en ese momento no estaba a vuestro lado? No; porque no conocéis la existencia de esa melancolía, de esas nostalgia, y en realidad me alegro.
¿Acaso podríais explicar por qué lloro sin darme cuenta? No; porque no sufrís los motivos que yo, por desgracia, sí.
Así que, por favor, no os engañéis. No os hacéis la mínima idea de qué es esto. No sabéis cómo se siente, cómo duele... No intentéis saber acerca de lo desconocido.

martes, 8 de mayo de 2012

¿No hay dolor? Hay lágrimas.

En esta vida no hay nada sencillo a no ser que carezca de importancia.
Pero tú, tú arrasas con todo y acaparas todo el protagonismo que mis cinco sentidos pueden otorgar.
No soy capaz de atender a palabras que no sean tuyas, no escucho más que tus susurros, no veo más que tus fotos, no leo más que los cortos y significativos mensajes de todas las mañanas.
Y aún con todo eso, con la resistencia que presentamos al mundo, no puedo avanzar hacia delante. Me estanco en un punto fijo llamado 'problemas' del cual no salgo. Es complicado huir de unos cientos de kilómetros pero lo es aún más cuando los que nos rodean tratan de mantenernos en la línea de salida.
¿Cómo vamos a cumplir nuestro objetivo? ¿Cómo vamos a perseguir nuestros sueños si vosotros los hacéis desaparecer?
Duele y mucho darse cuenta de la carencia de apoyo por parte de personas que crees especiales para ti.
Duele y mucho entrar y razón y ver que somos sólo dos para 611.

lunes, 7 de mayo de 2012

¿Seguir tu sueño o crear uno nuevo?

A medida que crecemos las decisiones a tomar tienen más importancia y requieren más sensatez, por eso debemos reflexionar dos y tres veces todo lo que hacemos.
Y ahora ¿qué debo hacer yo?
Es complicado soportar la presión de decir sí o no, más aún cuando esa pequeña pregunta es capaz de modificar tu futuro a lo grande. Y claro ¿por qué elegir? A veces lo queremos todos y no damos respuesta clara. 'Puede que sí' , 'me viene bien todo', 'me da igual'... No, no; te importa, te preocupa y te interesa, pero es más fácil dejarlo en el aire y obligar indirectamente a los demás a que decidan por nosotros.
Así que, en cualquier momento, en cualquier situación, aprovecha esa poca madurez que has adquirido en los años que llevas de vida, que hará que todos los que te quedan por vivir sean mejores o más especiales.

martes, 1 de mayo de 2012

¿Rimas? Sí, rimo de culo.

Creo que se te olvidó, que no somos tu y yo, que cuando dices que me quieres quien escucha es mi corazón.
Que mi mente se arrepiente de escuchar la voz cantante, rompe oídos cierra labios, aún sigue sin ser bastante.
Y es que no escucha, no habla, no ríe ni calla; lo grita, lo dice, lo piensa y lo escribe. Deprisa, con calma, no llora, no finge. Susurra palabras que tú antes dijiste.
Le duelen las letras de aquellas canciones que antes se oían en mi habitación, es sencillo decirlo pero no lo es tanto, cuchillos envuelven y rozan sus manos. Viaja en sentimientos con ojos cerrados, pálpitos rojos, pensamientos abstractos.