Enjoy it and comment!
Thank you for reading. :)


lunes, 21 de mayo de 2012

No sé elegir.

Me agobio con facilidad al tener que responder tantas preguntas que yo misma me hago. Es inusual y absurdo que me cuestione cosas tan obvias o que me rinda al no aceptar las respuestas, pero no puedo decir sí y tampoco sé decir no.
Poco a poco me estoy dando cuenta de que quiero hacer cosas que mi corazón me prohíbe, pero ¿y mi cabeza? Mi mente intenta hacerme entrar en razón, ser madura y responsable, consecuente, menos impulsiva... Pero mis defectos son de tamaños tan descomunales que ni el más inmenso razonamiento que cualquiera me dé me hace razonar y comprender por qué sí y por qué no.
Debo, no debo, creo, no creo, quiero, no quiero...
Quizá éste sentimiento tan confuso esté logrando que me percate de  qué me ocurre; y es que parece que no quiero entender que puedo aguantar más tiempo sin estar a su lado. ¿Por qué me siento tan débil sabiendo que no lo soy? Los pequeños pero duros golpes que me ha dado la vida me han servido para aprender a cómo comportarme ante una situación difícil, cómo sostenerme de pie, pero ahora echo la vista atrás y trato de huir. Yo no soy cobarde, prefiero que me den mil palos a tener que callarme lo que sé que debo decir, prefiero tropezar mil veces con la misma piedra a tomar otro camino que no me haga feliz.
Así que con un poco de valor y de coraje, he tomado mi decisión. Y sé que aunque mi corazón la detesta y por consiguiente a mí también, mi mente y yo estaremos satisfechas de haber actuado de forma madura y consecuente.
El problema vendrá, cuando todo esto me parezcan majaderías y cambie de opinión una vez más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario