Enjoy it and comment!
Thank you for reading. :)


lunes, 4 de junio de 2012

Introducción a mi novela.

El trigésimo primero en EEUU, con una dimensión de cuatrocientos diez mil kilómetros cuadrados, como ciudad más poblada tiene a Los Ángeles, además, es el estado que mayor número de habitantes concentra, entre treinta y ocho y cuarenta millones; sí, hablamos de California.
Y entre tanta gente, tantas razas, tantas religiones y tantas hablas diferentes, destacará casi de forma anónima una de las mejores estudiantes de la escuela de Oakland, Chrystal Allenwood.
Chrystal cumplirá en unas semanas los diecisiete, algo que en verdad no le hace ilusión, ni le alegra, ni siquiera desea que llegue el día, ese día veintinueve de junio en el que el paso a la universidad lo tenga a tan solo un año de distancia. Prefiere centrarse en sus presentes estudios, seguir sacando sobresalientes sin bajar del ocho y medio, dedicarse a su futuro, a lo que como ella dice ‘le dará de comer cuando todos los demás pasen hambre’. De hecho, su padre, que es quien obtuvo la custodia de la chica a partir de la muerte de su madre cuando ella tenía apenas los seis años, le ha inculcado esa educación y esos ideales desde bien pequeña, éstos se han llegado a plasmar de tal forma en su mente que no hace otra cosa que encerrarse en sí misma y estudiar incluso materias que no están dentro de lo que son sus optativas. Problemas como lo increíblemente introvertida que es, lo tímida, lo callada, incluso lo inteligente, le han hecho convertirse en el punto de mira de toda la clase. Bolas de papel, chicles bajo la mesa, pintura en la silla, burlas, gritos, insultos y empujones, es lo que recibe de sus compañeros y tiene que aguantar desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde que termina su horario de estudio en la escuela. Además de todo esto, Chrystal no tiene relación con nadie de allí, no tiene amigos y nunca ha tenido novio, por lo que su padre es algo así como su mejor amigo. No tiene hermanos, así que vive sola con él en un apartamento más bien pequeño casi a las afueras de la ciudad de Oakland. Adora vivir en un lugar apartado del centro, pues se estresa con facilidad ante tanta contaminación acústica, tantos coches y tantas personas caminando de un lugar a otro como si no tuvieran una ruta precisa, ella dice que toda esa gente son como ovejas que se dejan guiar e influenciar por los medio de comunicación y algún que otro alto cargo corrupto. Dice que hacen lo que les dicen y tal y cómo se lo dicen, y si Chrystal se caracteriza por algo es por lo inconformista que puede llegar a ser. Su padre y ella llevan una relación muy estrecha en la que hablan de cualquier tema casi sin miedo alguno, se cuentan lo poco interesante que hay en sus vidas y el demás tiempo lo pasan cada uno haciendo lo suyo, ella estudiando y él trabajando como limpiador en una de las cadenas de supermercados más importantes de California, que aunque no gana mucho, les sirve para subsistir.
Tal vez sea ese modo de vida tan monótono lo que le ha hecho caer en una ‘soledad’ como la suya, en un querer apartarse de todo aquel que le rodea, en un encerrarse dentro de sí, y no salir bajo ningún concepto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario