Enjoy it and comment!
Thank you for reading. :)


miércoles, 31 de octubre de 2012

Aprender a recordar sin que duela.

¿Sabes? Mi vida ha cambiado mucho desde que estoy sin ti.
Había tomado por costumbre extrañarte y vivía en una rutina en la que resultaba increíble el poder vivir sin tenerte aquí.
Hace tiempo hablaba de un ''últimamente''. ''Últimamente te recuerdo más de lo habitual. Últimamente no sé qué hacer además de pensar en ti y en que no estás conmigo. Últimamente no soy dueña de nada de lo que hago porque mi razón y mi corazón no me pertenecen. Últimamente, y siempre que intento distraerme, caigo en la cuenta de que todo está relacionado contigo y de que olvidarte es imposible.''
Hace una semana me di cuenta de que habría merecido la pena besar el suelo que pisas. Hace una semana también abrí los ojos, y vi por fin que había estado equivocada.
Y hoy, hoy sé que puedo vivir sin llorarte, que puedo sonreír al pensar en ti y en los bonitos recuerdos que dejaste. He comprendido que no sirve de nada esforzarse por algo que no tiene arreglo, que aunque ''quien no arriesga no gana'', tampoco pierde. He aprendido a permitirme el privilegio de la duda, la de si aún me quieres o no, la de si estarás pensando en todas nuestras noches interminables, la de si piensas en mí cuando la besas a ella, la de si prefieres sus besos a los míos.
Y ¿sabes qué? He aprendido a ser feliz y a evitar el dolor. Sin embargo, eso no quiere decir que te haya olvidado.




sábado, 27 de octubre de 2012

I'm sick of being who I'm not.

Yo abro mi corazón, dejo ver quién y cómo soy, lo que me gusta, lo que detesto, lo que añoro, aquello por lo que moriría y aquello otro de lo que me río; pero nadie, en ningún momento, se ha dedicado a conocerme y a entenderme.
Aún no os habéis dado cuenta de que exagero mi forma de ser, mi risa, mi carácter loco y desenfrenado cuando acabo de conocer a alguien; digamos que es una manera de hacer que se asuste para que, o me quiera tal cual, o huya desde el principio.
Tampoco os habéis percatado de que cuando parezco orgullosa, lamentablemente sólo estoy fingiendo; es la única forma (y la más patética) que tengo de sentir que alguien piensa que 'estoy tremenda'.
¿Y sabéis? Cuando a veces estoy callada y no quiero sonreír, tan sólo espero que me deis un abrazo para saber que os importo y me queréis.
Pero no tenéis ni idea. No os dais cuenta de nada y no voy a ser yo quien se ponga delante vuestro con un cartel grande y de neón que diga: ''me siento como una mierda, hazme recordar que no estoy sola''.
No voy a suplicar caricias ni besos, ni palabras bonitas, ni que penséis en mí constantemente. Sin embargo, yo lo intento. Intento ser esa persona que os haga sentir bien y que esté siempre para vosotros. Y si en algún momento lloráis y yo hago lo mismo, secaré mis lágrimas y nadie sabrá lo que acaba de pasar, porque sonreiré por vosotros, porque vosotros lo hagáis conmigo.

lunes, 22 de octubre de 2012

People.

A lo largo de nuestra vida conocemos a muchas personas; cientos, e incluso miles.
Vecinos, compañeros de clase y de trabajo, amigos, parejas, más amigos, etc. Sin embargo, sólo conseguimos encontrar a alguien que merece la pena cuando ya hemos pasado por mentirosos, hipócritas, egoístas, cobardes, malos amigos, pésimas parejas y molestos vecinos.
Cuando te das cuenta de que has perdido a alguien aprecias lo que tienes. Cuando sabes que te has equivocado pides perdón. Cuando te arrepientes de algo intentas no volver a hacerlo. Cuando has hecho algo mal tratas de mejorarlo. Cuando tienes un problema aprendes a solucionar ese y otros miles. Cuando ves que uno de tus amigos no se encuentra bien corres a ayudarle y a hacer lo imposible por él o ella.
Pero no todos son así.
Aún queda gente que prefiere pensar en sí misma, criticar a todos aquellos que le rodean, hablar sin saber, cometer el mismo error cientos de veces y no arrepentirse de haber hecho daño a los demás.
Por lamentable que sea, tanto tú como yo tenemos personas alrededor que aún creen que actúan con el bien pero no lo hacen.

Abre los ojos y cierra la boca.

jueves, 4 de octubre de 2012

¿Existe el futuro?

¿Sabes? Siempre has luchado por nosotras, has luchado por nuestro bienestar y por nuestras vidas en general.
Has conseguido levantar un imperio de lo que habían sido cuatro piedras mal puestas; y ahora, ladrillo a ladrillo, castillo a castillo, todo se viene abajo.
Pero yo te puedo prometer algo, te puedo prometer que cambiaremos de lugar y crearemos nuestro imperio dónde nadie quiera hacernos daño, donde no hagan falta murallas que protejan nuestros corazones.
Mueble a mueble, piedra a piedra, sentimiento a sentimiento, iremos lejos, muy lejos. Y estaremos solas las tres.
Tu pequeña no llorará más y tú encontrarás a quien esté dispuesto a regalarte una nueva vida, una vida llena de felicidad. No habrá problemas que solucionar porque estaremos juntas y nadie se meterá por medio.
Vamos a desaparecer de aquí, reina, vamos a ser nosotras, nunca solas, para siempre.